Cómo exfoliar el rostro en función de tu tipo de piel

La exfoliación elimina el exceso de células muertas de la superficie de la piel, lo que ayuda a mejorar su aspecto. Decidir qué tipo de exfoliante utilizar en el rostro y con qué frecuencia debes hacerlo depende en gran medida de tu tipo de piel.

A continuación te explicamos cómo exfoliar tu rostro si tienes la piel grasa, seca o sensible.

exfoliar tipos de piel

¿Por qué debo exfoliarme la piel?

Aparte de proporcionar un agradable masaje dérmico, la finalidad de la exfoliación es eliminar las células muertas que pueden quedar atrapadas en la superficie de la piel y provocar la obstrucción de los poros, evitar una textura áspera y un aspecto apagado de la piel.

Aunque la piel se renueva cada 30 días aproximadamente, las células muertas pueden seguir pegadas a nuestra piel. La exfoliación, por tanto, ayuda a eliminar estas células sobrantes.

Como la exfoliación acelera el proceso de renovación celular, aumenta la circulación sanguínea y potencia la producción de colágeno, proteína que da estructura a la piel. La exfoliación también reduce la visibilidad de las manchas oscuras creadas por la exposición al sol.

Tipos de exfoliantes

Existen dos tipos de exfoliantes: físicos y químicos. La principal diferencia entre ambos es cómo actúan para eliminar las células muertas de la piel.

Exfoliantes físicos

Los exfoliantes físicos contienen algún tipo de material áspero que elimina las células muertas por la fuerza, como el bicarbonato de sodio o el azúcar. Pero los exfoliantes físicos no son para todo el mundo, especialmente contraindicado para las personas que tienen la piel sensible y fina o que son propensas al acné o a la hiperpigmentación postinflamatoria.

Los exfoliantes como la piedra pómez, la cáscara de nuez, la arena, el sílice y otras partículas duras o afiladas pueden provocar pequeños desgarros en la piel, lo que puede provocar irritación, inflamación e incluso cambios de pigmentación cutánea postinflamatorios y cicatrices.

Si te gusta la sensación de los exfoliantes, te aconsejamos limitar su uso a una o dos veces al mes y optar por exfoliantes con azúcar o arcillas superfinas. Estos esfoliantes son preferibles a los que contienen bicarbonato de sodio que son mucho más agresivos y pueden causar irritación e inflamación que los haría desaconsejables.

Exfoliantes químicos

Los exfoliantes químicos son ácidos que aflojan las conexiones entre las células, haciendo que se desprendan.

En lugar de utilizar exfoliantes físicos, que pueden ser más agresivos para la piel, cada vez más se recomienda utilizar exfoliantes químicos como las enzimas de frutas, como la piña o la papaya, y los alfa hidroxiácidos (AHA).

Los AHA que se utilizan habitualmente en los productos cosméticos son el ácido glicólico y el
ácido láctico. Estos se comportan como exfoliantes suaves y no abrasivos que facilitan la renovación celular, dejando la piel con un aspecto más suave y brillante.

Aunque los fundamentos de la exfoliación son similares para todos, la frecuencia y los ingredientes que se deben elegir varían según el tipo de piel.

Cómo exfoliar la piel seca

Si tienes la piel seca, deberás tener cuidado de no exfoliarla en exceso, ya que es más frágil y puede desgarrarse.

Se recomienda a quienes tienen la piel seca que sólo se exfolien una o dos veces a la semana, con un máximo de tres si disfrutan tanto de la sensación en su piel que les parece irrenunciable :))

Hay que evitar las perlas o los granos que puedan desgarrar la piel. La piel seca ya es más frágil, así que la exfoliación física no es lo ideal

En su lugar se recomienda utilizar exfoliantes químicos con alfa hidroxiácidos como:

  • Ácido glicólico.
  • Ácido láctico.
  • Ácido mandélico.
  • Ácido pirúvico.

Estos «alisadores» de la piel también pueden estimular la producción de colágeno y elastina que sostienen la piel. Algunos dermatólogos también creen que los alfa hidroxiácidos mejoran la capacidad de retención de humedad de la piel, lo que también ayuda a suavizar la textura.


Neostrata Clarify Gel Forte Salicilico

Exfoliante de Ácido Glicólico y Ácido Salicílico
Compra por 35,98€ en Amazon

Después de exfoliar la piel seca, utiliza cremas hidratantes con ingredientes que retengan la humedad, como las ceramidas o el ácido hialurónico. Y aunque todos los tipos de piel deberían usar un protector solar con un SPF de 30, es especialmente importante para los que tienen la piel seca.

Cómo exfoliar la piel grasa


Exfoliar la piel grasa puede ayudar a eliminar el exceso de grasa y prevenir la aparición de acné.

Las personas con piel grasa suelen tolerar la exfoliación tres veces por semana. Para estos tipos de pieles en los que suele aparecer el odiado acné es recomendable el uso del ácido salicílico. El salicílico es un ácido muy utilizado por sus buenos resultados en los tratamientos antiacné.


Exfoliate Paula’s Choice 

2% BHA (ácido beta hidróxido) y ácido salicílico
Compra por 36,00€ en Amazon

Dado que la piel grasa puede tener una capa extra de células muertas, puede beneficiarse de un exfoliante físico como el cepillado o el peeling ultrasónico.

Sin embargo, las personas con piel grasa deben tener cuidado con el uso de productos de limpieza más fuertes o tratamientos tópicos como los medicamentos para el acné que pueden secar en extremo la piel.

A veces, el aumento de la producción de grasa es una respuesta a la sequedad de la piel, por lo que es importante no dañar la barrera cutánea protectora. En este sentido, es muy importante que prestes especial atención a la reacción de tu piel y ver si su carácter graso es temporal o constante.

Cómo exfoliar la piel sensible

En el caso de personas con piel muy sensible o con lesiones de acné activo seria aconsejable que evitasen la exfoliación por completo para no irritar más la piel.

Lo mismo para las personas con rosácea, que es una enfermedad de la piel que hace que la piel de la cara y sus alrededores se enrojezca o se vuelva de color rojo intenso.

Antes de exfoliar todo el rostro, las personas con piel sensible deben realizar un Test o Prueba del parche cutáneo:

  • Aplica una pequeña cantidad del exfoliante en una parte discreta de tu piel.
  • Espera 24 horas para ver cómo reacciona tu piel.
  • Si la piel empieza a picar, se irrita, arde o se produce cualquier otra molestia, es una señal clara de que no debes utilizar ese exfoliante en tu piel sensible.

Sin embargo, si tienes una piel sensible que responde positivamente a la exfoliación, no te excedas de una o dos veces a la semana,

El ácido láctico es un gran exfoliante químico para quienes tienen la piel sensible porque es suave y menos irritante. Otra buena opción para exfoliar la piel sensible es un dispositivo de limpieza sónico.

Las personas con piel sensible deben evitar los exfoliantes físicos, ya que pueden irritar aún más la piel.

Cuándo dejar de exfoliar

Seca, grasa y sensible son términos paraguas para el tipo de piel. Lo que funciona para una persona con una piel similar a la tuya puede no funcionar para ti.

Para saber si tu exfoliante te está haciendo más daño que bien, será importante que pongas atención a cómo se ve y se siente tu piel después de usarlo. Si bien es normal que la piel se vuelva ligeramente rosada durante unos diez minutos después de utilizar un exfoliante físico. En cuanto a los exfoliantes químicos, la sensación de escozor es normal, pero debería disiparse tras el aclarado del producto.

Sin embargo, si experimentas alguno de los siguientes síntomas deja de usar el exfoliante lo antes posible:

  • Picor
  • Hinchazón
  • Enrojecimiento persistente
  • Ardor
  • Irritación de la piel

Estos síntomas pueden ser debidos a un uso excesivo, a una alergia cutánea o a una dermatitis de contacto irritante, una reacción cutánea no alérgica que se produce cuando un producto daña la capa externa de la piel. Si los síntomas no se resuelven por sí solos después de dejar de usarlo, es muy importante que consultes con tu dermatólogo para determinar el problema.

En resumen

Existen exfoliantes químicos y físicos diseñados para diferentes tipos de piel. Y el tipo de piel que tengas determinará no sólo el tipo de exfoliante que utilices sino también la frecuencia con la que debes usarlo:

Utiliza un exfoliante químico de una a dos veces por semana.

Utiliza un exfoliante químico o físico tres veces por semana.

Utiliza un exfoliante químico de una a dos veces por semana, como máximo. También puedes optar por evitar la exfoliación por completo.

Aunque estas pautas pueden ayudarte a incorporar un exfoliante a tu rutina, lo mejor es que prestes atención a lo que te hace sentir bien en tu propia piel. De este modo, no acabarás usando o haciendo algo que la agrave.

FAQs

¿Qué hay que hacer antes de exfoliar la cara?

Antes de exfoliar se debe realizar una limpieza de posibles impurezas como por ejemplo restos de maquillaje. Para desmaquillarse es importante utilizar desmaquillante o tónico en vez de jabón que reseca más la piel.

¿Qué pasa si se exfolia la cara todos los días?

Se producirá picor, enrojecimiento pèrsistente, irritación de la piel, hinchazón y ardor.

¿Cuál es el mejor exfoliante casero para la cara?

Exfoliante de azúcar y limón. Receta: se mezclan dos cucharas de aceite de oliva, dos cucharas de azúcar y media cuchara de zumo de limón. Intrucciones: se aplica la mezcla masajeando en movimientos circulares y se deja actuar durante 10 minutos.

¿Qué pasa cuando se exfolia la piel?

Se eliminan las células muertas y se previene la aparición de los puntos negros.

Por favor, ayúdanos a que esta información sobre belleza llegue a la mayor cantidad posible de personas. Sólo tienes que clicar en los botones que verás debajo y compartirlo en tus redes sociales. Muchísimas gracias por tu ayuda.
Shares

Deja un comentario